Los niños heroes

El legado vivo que nos dejó la historia de los niños héroes

El relato de los niños héroes es sin lugar a dudas, una de las gestas más heroicas hechas en toda la historia de la defensa del país, precisamente porque se trataba de niños y cadetes de la escuela del ejército, defendiendo hasta la muerte un castillo del asedio de más de 7 mil soldados invasores estadounidenses.  

La guerra de Estados Unidos a México

Denominada por muchos de los historiadores como uno de los capítulos más tristes en la historia de México. La invasión norteamericana empezó en el año 1946, debido al expansionismo desenfrenado y a las ganas que tenían los Estados Unidos por hacerse con todo el continente americano.

El conflicto duró 2 años aproximadamente y empezó cuando el gobierno americano por decreto separó el territorio de Texas de México, al convertirlo en la República de Texas, no bastando con eso, el ejército americano invadió el sur de los ríos Bravo y Nueces, los cuales eran de conocimiento público el límite de las fronteras de ambos países.

Los americanos desplegaron todo su poderío militar y armamentístico a su país vecino, eran más de 75 mil soldados, caballería y artillería. En realidad se trataba de una masacre, donde hubo saqueos, violaciones y asesinatos a miles de civiles.

Llegada del ejército americano por Chapultepec

Los soldados gringos ya habían tomado gran parte del norte de México, arrasando todo a su paso, solo les restaba la capital. El 11 de septiembre de 1847, el comandante en jefe Winfield Scott, ordenó que la entrada sería por Chapultepec debido a que el terreno favorecía el paso de sus tropas.

Al día siguiente las tropas americanas ya se encontraban bombardeando el Castillo de Chapultepec, sede del Colegio Militar. En este fuerte se encontraban 46 cadetes, que fueron los únicos que decidieron quedarse a defender su cuartel. Los demás se habían retirado días antes por órdenes superiores, ya que solo eran jóvenes con edades desde los 12 a los 18 años.

Castillo de Chepultepec

Los niños héroes y su defensa del Castillo de Chapultepec

El bombardeo al castillo de Chapultepec empezó el 12 de Septiembre, los jóvenes cadetes en su interior trataron de resguardarse detrás de los muros, tratando de evitar la menor cantidad de bajas posibles. Luego de 2 días de continuos ataques el fuego cesó. Y el ejército estadounidense comenzó su asalto al castillo a pie por la parte oeste de la estructura.

Dentro de la historia se destacan 6 jóvenes, cuyos relatos lo colocan como los más valientes y que se encargaron de sostener el bastión del Castillo de Chapultepec hasta su último aliento, llamados después de su muerte “Los niños héroes”.

La caída del castillo de Chapultepec fue fatal para las esperanzas de defensa del pueblo mexicano, puesto que se trataba del último bastión de la resistencia mexicana antes de llegar a la central del país. 

Su toma permitió la llegada del ejército americano a la capital  y causó la firma de rendición conocida como el “Tratado de Guadalupe Hidalgo”, luego de 2 años de conflicto y más de 9 mil bajas, de las cuales al menos 4 mil eran civiles indefensos.

¿Quiénes eran estos jóvenes?

En su mayoría cadetes de la escuela militar, cuyas fuertes convicciones y amor por su patria fueron mayores que su miedo a la muerte. Sus nombres están inmortalizados en oro en el Congreso de la Unión. Cada 13 de septiembre se celebra cívicamente ese día en honor a los niños héroes.

  • Vicente Suárez: Con solo 14 años de edad mantuvo firme su puesto cerca de la escalera de honor, disparando su fusil y ballesta cuando acabaron sus municiones.
  • Fernando Montes de Oca: Pisaba los 18 años de edad, por ser uno de los mayores fue colocado en la entrada principal del castillo, pero fue dado de baja por soldados americanos al caer las defensas.
  • Agustín Melgar: Al ver su estación caída se atrincheró con colchones en uno de los dormitorios luego de sufrir múltiples impactos de balas, murió al día siguiente por desangramiento, tenía 18 años.
  • Juan de la Barrera: el mayor de todos con 19 años, su cargo era teniente del cuerpo de ingenieros, cayó al sur del castillo, donde se encontraba con su batallón culminando las trincheras para el asedio.
  • Juan Escutia: el más recordado, debido a que su lugar era en lo más alto del castillo, como francotirador. Causó muchas bajas de americanos, al ver que caería el castillo  se envolvió con la bandera de México y se arrojó al acantilado, para evitar que el enemigo se hiciera con el símbolo patrio.
  • Francisco Márquez: el cadete de menor edad, tenía 12 años cuando ocurrió el conflicto, segundos antes de su muerte avistó un grupo de soldados y dio muerte a uno antes de fallecer. Su cuerpo fue encontrado muy cerca del cadete Juan Escutia.

El reconocimiento a los niños héroes en la historia

El valor que mostraron esos jóvenes y los otros que murieron ese fatídico día, es una muestra de la valentía, la fuerza y el coraje que tiene el mexicano en su interior y que no debe morir nunca.

La historia de los niños héroes fue un recordatorio de lo despiadada que resultó esa guerra. Muchos la catalogan como masacre, incluso años después, generales y presidentes americanos recuerdan el hecho como uno de los más deshonrosos en la historia de los Estados Unidos de América.

Esta invasión desmedida fue la causante de que México perdiera más de la mitad de su territorio y muchos estados importantes a manos de la potencia americana, por la simple pretensión de tierras que ancestralmente no les corresponden.

Hasta el día de hoy se sigue recordando por los mexicanos esta guerra y la historia de los niños héroes como una cicatriz que nunca se borrara de su memoria, no hay película de cine que haga borrar por completo las atrocidades cometidas por los soldados estadounidenses cada vez que pisan un territorio extranjero.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias México