25 octubre 2020
tin tan

El legado de que dejó Tin Tan en su paso por el cine mexicano

Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés y Castillo, fue uno de los mejores actores del cine mexicano. Caracterizado por la imagen del Pachuco, Tin Tan llegó a convertirse en un ícono de la época dorada, gracias al talento que derrochaba. Sabiendo ganarse un espacio en el mundo de la música, cine y comedia.

Antes de convertirse en actor

Germán Valdés, fue un actor, comediante y cantante mexicano. Nació en Chihuahua, México el 19 de septiembre del año 1915. 

Tras sus constantes cambios de residencia, debido a que su padre trabajaba en las oficinas de la aduana, Germán y su familia se mudan a Ciudad de Juárez donde pasa sus primeros años y con tan solo 19 años de edad, entra a trabajar en una radiodifusora local.

En el año 1932 empezó como locutor de radio, haciendo presentaciones en programas en vivo que contaban con la presencia de un público. De esta manera empezó a desarrollar su talento por la comedia.

Con el paso de los años, da vida a diferentes personajes en el programa “El Barco de la Ilusión”, siendo aquí donde empezó a utilizar como nombre artístico “El Pachuco Topillo Tapas”.

Jorge Moulmer y Paco Miller, dos empresarios en busca de talento, acudieron al estudio y se fascinaron con Germán, pues contaba con un estilo cómico único, por lo que le ofrecieron un contrato en el cual se irían de gira  por todo el pacífico hasta terminar en la ciudad de México con el elenco.

Mouler y Miller le piden a Germán que debe cambiar su apodo por uno que sonara mejor, por lo que decide tomar el apodo de Tin Tan. Con dicho apodo tuvo un éxito fenomenal, haciendo presencia en el Teatro Aldama de Guadalajara.

Fue su gira Tin Tan y su Carnal Marcelo, que lo llevó a convertirse poco a poco en una leyenda mexicana. 

tin tan

Ícono de la época del cine dorado

Tras varias giras, todas finalizadas con mucho éxito, Germán Valdés llama la atención de productores cinematográficos, los cuales le ofrecen realizar una escena humorística en la película “Hotel de Verano”, con la cual debutó.

Entre los años 40 y 50, Tin Tan tuvo una carrera muy exitosa, llevándolo a convertirse en un ícono del cine dorado.  

Además de actuar, cantar y hacer reír al público, Germán realizó doblajes. Con esto supo a ganarse a toda la audiencia y logró hacer espacio en el cine, radio y teatro.

El talento con el que contaba era inigualable, puesto que lo llevó a grabar 100 películas, discos musicales y también realizó participaciones de doblaje en películas de Disney, donde le dio vida a Baloo de El Libro de la Selva.

Con el pasar de los años, el famoso Germán “Tin Tan” Valdés fue honrado muchísimas veces e incluso, realizaron una estatua a su nombre en la Zona Rosa de la Ciudad de México, como patrimonio cultural del país

El exceso de apariciones disminuyó su calidad de actuación

Fue para la época de los 70, cuando Tin Tan empezó a perder fama, dado que sus actuaciones no tenían esa magia y frescura que lo caracterizó a principios de su carrera, ya que sacrifica calidad por cantidad en sus presentaciones en la pantalla, lo cual lo lleva a interpretar papeles secundarios.

Después de esto, el increíble Tin Tan tiene la oportunidad de seguir brillando detrás de las cámaras, puesto que Disney le da la oportunidad de darle vida a las voces de Baloo en el “Libro de la Selva”, y otros personajes como el gato O’Malley en “Los Aristogatos”.

Cosas que no sabías sobre Germán Valdés

Antes de mudarse a la ciudad de México, Germán vivió con sus padres en la frontera de Estados Unidos, dado que su padre era un agente de la aduana.

Fue en el año 1938 que Tin Tan tuvo su primera gira, la cual no le generó dinero ni éxito, dado que para ese entonces figuraban artistas como Cantinflas. 

Antes de su participación en la gran pantalla, sus ingresos eran de 40 pesos diarios. Después de su aparición en la película “Hotel de Verano”, obtuvo un ingreso más grande, alrededor de 350 pesos.

Anualmente, Tin Tan recibía 100.000 pesos, con los cuales podía darse lujos. Pudo realizar diferentes a Europa, pasear en yate y comprarse un Cadillac.

Algunas de sus películas más taquilleras fueron “El Rey del Barrio”, “El hijo desobediente”, “El Ceniciento”“El Bello durmiente”.

En el año 1967 hizo la voz del oso Baloo de la película de Disney “El libro de la Selva”.

Su último doblaje fue para la cinta animada Robin Hood, donde le dio vida a la voz de “El pequeño Juan”, la cual fue estrenada después de su fallecimiento.

En 1940 fundó su propia productora, llamada Tin Tan Films.

El declive de su carrera fue debido a que le diagnosticaron hepatitis, lo que hizo que aceptara papeles secundarios.

Fallece por cáncer de páncreas en 1973.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias México