23 junio 2021
crédito individual o préstamo personal

¿Qué crédito me conviene según mis necesidades?

Cuando vas a solicitar un crédito primero debes revisar bien la vasta variedad de opciones que tiene la banca para que elijas cuál se ajusta más a tus necesidades. Puede ser complicado, pero si sabes lo que quieres y conoces las características de cada instrumento financiero te será más fácil escoger lo que necesitas.

Hay una extensa variedad de tipos de crédito que la banca y entidades financieras ofrecen en distintas modalidades, formas de pago y alcance, para atender los más diversos requerimientos, lo que puede hacer difícil saber cuál conviene más para resolver la necesidad que se tenga.

Para estar más claros, lo recomendable es revisar bien para qué exactamente se necesita el financiamiento, en qué se van a invertir los recursos solicitados y qué posibilidades ciertas hay de retorno de inversión para poder quedar bien con los pagos consecuentes de la deuda. En definitiva, tener un claro plan de negocios y su correspondiente proyección.

Al tener precisados los objetivos y metas, se puede revisar mejor la variedad de opciones que existen para contrastar sus características con el proyecto que se tenga y así seleccionar el instrumento financiero más ajustado y adecuado. Así se evita la posibilidad de acceder a un crédito que no alcance para el cumplimiento del plan o que, por el contrario, se exceda en recursos y genere una deuda alta difícil de pagar.

No es recomendable que el crédito solicitado no sea suficiente para cumplir con los objetivos planteados, ya que al no tener los recursos necesarios para, por ejemplo, adquirir la máquina con la que se duplicará la producción, entonces no se comprará y se contraerá una deuda que, sin los recursos que se tenían previstos, no se podrá pagar.

También, si por el contrario, los recursos son exagerados y sobran para cumplir las metas, se generará una deuda alta que será difícil de pagar, así se dupliquen las ventas. Todo debe estar muy bien calculado.

Créditos para todas las necesidades

La diversidad de tipos de créditos es bastante alta, pero hay tres modalidades que son las más comunes y efectivas para atender los requerimientos de los usuarios: 

  • Crédito personal: este tipo de préstamos es el más común y se otorga a un solicitante que requiera recursos para desarrollar algún emprendimiento o fortalecer el que ya tenga. Se otorgan hasta un máximo de 20.000 pesos.

El crédito individual o préstamo personal está diseñado especialmente para atender a pequeños comerciantes, se otorgan con flexibilidad, sin la solicitud de aval de ningún tipo y con convenientes tasas que se pactan de acuerdo a las posibilidades del solicitante.

Para acceder a estos préstamos hay que tener más de 20 años y tener un negocio con por lo menos 12 meses de funcionamiento continuo. 

Al recibir el crédito, también se obtiene un seguro de vida y la posibilidad de participar en charlas sobre educación financiera que te ayudarán a administrar mejor tu negocio.

  • Créditos grupales: este tipo de financiación está especialmente dirigido a personas que se han unido con el único fin de desarrollar un proyecto empresarial conjunto para el que necesitan recursos para iniciarlo.

El importe de financiamiento del crédito grupal se coloca entre los 5.000 y 70.000 pesos y puede tener tasas preferenciales que varían dependiendo de la situación financiera que planteen los solicitantes con su negocio.

Este tipo de créditos en principio nacieron con el propósito de atender emprendimientos de mujeres trabajadoras que, asociándose, buscaban avanzar en sus vidas con sus proyectos empresariales, pero actualmente también se aprueban a hombres para que unidos, hombres y mujeres, se fortalezcan y puedan crear empresas altamente productivas.

Los créditos grupales son préstamos solidarios que no solo comprometen a cada integrante al pago de la cuota del crédito que le corresponde pagar, sino también a la cancelación de la parte de cualquiera de los socios que por cualquier razón no pueda honrar su compromiso a tiempo.

Por esa razón es importante que las personas que van a solicitar un crédito grupal sean conocidas y tengan confianza entre sí, para que tengan plena conciencia del compromiso que adquieren y de la responsabilidad que tienen en caso de que alguno no pueda abonar su cuota de la deuda.

  • Préstamos para negocios: aunque las dos modalidades referidas anteriormente tratan de préstamos para emprendimientos y negocios, hay una modalidad que funciona especialmente para autónomos y para los pequeños y medianos empresarios (Pymes) que se llama crédito comerciante, al que se puede acceder para obtener hasta 60.000 pesos con la posibilidad de obtener un crédito adicional de 7.000 pesos más.

 

Estos créditos se entregan a grupos de hasta 5 personas, de las cuales una será garante de todas, esta es la diferencia que estas financiaciones tienen en relación con las dos anteriormente mencionadas.

Con el financiamiento de estos préstamos se puede adquirir equipos, materiales y capital de trabajo para la empresa y desarrollar proyectos de ampliación de espacios.

El más conveniente 

Al tener clara toda la información del tipo de créditos que existen y de las funciones que cumplen, así como de las necesidades particulares que tengan y que te llevan a solicitar un préstamo, la elección de la modalidad que más se adecúe a tus requerimientos es mucho más fácil.

Por ejemplo, si te gusta trabajar solo, ya tienes un negocio con más de un año de funcionamiento y no piensas incorporar ningún socio, entonces evidentemente el crédito que más se acerca a tus necesidades obviamente es el préstamo personal o individual.

Pero, si por el contrario, vas a iniciar un emprendimiento con un grupo de amigos de confianza con quienes compartas los mismos sueños y proyectos, entonces sin duda alguna que tu opción debe ser el crédito grupal o el de las pymes, todo depende del tipo de sociedad que tengan y del tipo de negocio a desarrollar.

En todo caso, sea cual sea el tipo de financiamiento al que vayas a optar, debes tener en cuenta muy bien el uso adecuado de los recursos para que tu negocio avance exitosamente y puedas honrar responsablemente el compromiso adquirido para después, incluso, volver solicitar otros créditos con importes cada vez más altos y así seguir creciendo al ritmo de tu éxito.

Así que si necesitas un préstamo, no lo pienses más y acércate personalmente a las instituciones crediticias o visita sus páginas web para que te informes de los tipos de financiaciones que ofrecen, los requisitos que necesitas y todas las condiciones que debes cumplir para acceder al que más te convenga.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias México