19 abril 2021
crédito hipotecario

Cómo remodelar una casa pequeña para mejorar tu calidad de vida

Los niveles de calidad de vida se miden de diversas formas, pero uno de los mejores indicadores es el tipo de casa que se tiene. Si esta es alquilada o propia, si tiene mejoras o es del tamaño adecuado según la cantidad de personas que la habitan, son las principales variables a evaluar. 

Si vives en una casa pequeña que no te permite sentirte completamente a gusto, un cambio justo y que puede ir en pro de mejorar las condiciones de vida en general es solicitar un préstamo de liquidez. Este tipo de financiamiento es otorgado por instituciones financieras y, por lo general, se ofrece entre el 50 y el 70 por ciento del valor de una propiedad o inmueble que se deja como garantía. 

Dicho de otra manera, será necesario tener a disposición un inmueble propio que servirá de aval ante dicha institución bancaria para obtener una mejor. En tal sentido, para poder optar a este tipo de financiamiento se debe ser propietario de una vivienda, esta a su vez debe encontrarse libre de gravámenes, no debe tener activo ningún tipo de crédito hipotecario y se debe disponer de capacidad financiera. 

Si se escoge la entidad de financiamiento indicada para disfrutar de tales condiciones y así obtener una nueva vivienda, se podrán aprovechar bajas tasas de interés, flexibilidad y opciones de contar con montos de dinero altos. 

La opción de remodelar tu casa de siempre

Si no tienes planes de cambiar tu casa de siempre por una nueva y más grande, otra opción para mejorar tu calidad de vida es remodelar un inmueble. También existen en el mercado las alternativas de solicitar créditos y otros planes de financiamiento para ampliar una propiedad y optimizar su estructura. 

Esto no solo te permitirá disfrutar de un ambiente renovado, sino que además estarás revalorizando tu propiedad y, dado el caso, si decides finalmente venderla, podrás obtener más dinero por ella. 

Entidades bancarias también ofrecen planes de financiamiento para ampliación y remodelación de viviendas y bajo este esquema, distinguirlas de las hipotecas convencionales, ya que estas cuentan con porcentajes menores de crédito, los cuales se podrán otorgar de acuerdo al valor de la propiedad, así como a la complejidad de las obras de ampliación que se quieran llevar a cabo. 

Por lo tanto, será posible realizar renovaciones mayores o menores o, como también puede darse el caso, comprar una casa y hacer renovaciones al propio inmueble. Cada escenario tiene sus propias condiciones. 

En tal sentido, la principal institución de referencia, tiene en su haber la posibilidad de ofrecer este tipo de financiamientos para remodelación de viviendas, considerando una remodelación menor a aquellos trabajos que involucran obras de bajo impacto como impermeabilizar techos y paredes, cambiar pisos, entre otros. 

Mientras tanto, una remodelación mayor puede incluir modificaciones complejas de la estructura de una vivienda, demoler y levantar paredes o construir nuevas áreas como por ejemplo, otra habitación o una cochera.

Por supuesto, hay ciertas diferencias bien marcadas entre un tipo de financiamiento y otro, pero sea cual sea la opción más atractiva y conveniente, el objetivo es el mismo: mejorar las condiciones y calidad de vida para usted y su familia. 

Compartir
Dejar un comentario

Noticias México