Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Tianguistas denuncian extorsión

Comerciantes de Santa Cruz Meyehualco, en Iztapalapa, son víctimas de sujetos que dicen ser integrantes de La Familia Michoacana
Los extorsionadores cobran una renta por dejar trabajar a los comerciantes sin robarles o agredirlos
Foto: especial
Notas Relacionadas
07 de enero 2011 00:00
Claudia Bolaños
07 de enero 2011
00:00

Comerciantes del tianguis de Santa Cruz Meyehualco son víctimas de extorsiones por sujetos que dicen ser integrantes de La Familia Michoacana, y quienes pretenden cobrarles una renta por dejarlos trabajar sin robarles su mercancía o agredirlos físicamente.

Son seis las denuncias presentadas ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) a través de su Fiscalía Desconcentrada en Iztapalapa, que narran que los delincuentes han robado mercancía a quienes se negaron a entregarles la mesada.

Son cuotas que van de mil a dos mil pesos cada semana, lo que piden a cambio de “proteger” a los tianguistas.

En uno de esos casos se consiguió la captura de cinco individuos, presuntamente responsables, quienes luego de exigir una cuota a un vendedor le robaron su camioneta cargada de mercancía.

La víctima se había negado a pagar la renta requerida, así que cuando se retiraba del mercado en la vía pública fue amenazado con armas de fuego por individuos que lo desapoderaron de su vehículo.

La Procuraduría capitalina refirió que implementará vigilancia en la zona, además de que enviará de manera encubierta a agentes investigadores para dar con los responsables, quienes podrían no ser de La Familia Michoacana.

También en el municipio vecino, Nezahualcóyotl, el cual colinda con Iztapalapa, comerciantes de la colonia Raúl Romero han denunciado el cobro de extorsiones. Algunos locatarios de las avenidas México, Nezahualcóyotl y calles aledañas, han sido amenazados por maleantes que aseguran ser de La Familia. Algunos de los comerciantes de ropa, rosticerías, vinaterías y cervecerías han decidido traspasar sus negocios o cerrarlos, para huir de la delincuencia.

Comenta esta nota