Éxtasis nocturno para mujeres en el DF

Ésta es una noche cualquiera en el Woman`s Club de San Ángel
(Foto:Tanya Guerrero/ELUNIVERSAL)
Notas Relacionadas
  • Email
  • () votos
Tanya Guerrero
12:54
26 de noviembre 2012

La conservadora, dejó encargados a sus hijos con la abuela para poder escaparse, la curiosa le dijo al marido que solamente iba para ver qué pasaba, como mero estudio antropológico, la mentirosa le prometió hasta el cansancio al novio que en ese lugar no iba a tocar nada. La festejada los tocó a todos y al final de la noche dijo que nunca en la vida había tenido algo así entre sus manos.

Once treinta de la noche. Las luces se apagan, la cortina se ondea y de las esquinas del antro sale humo. Noventa y tres mujeres al unísono gritan, se arremangan los suéteres, cruzan las piernas.

Ésta es una noche cualquiera en el Woman`s Club de San Ángel aunque para Regina es la primera de las cuatro despedidas de soltera que sus amigas le tienen preparada, una por mes. En marzo Regina Soto se casa con el amor de su vida y esta noche no viene a extrañarlo.

En el escenario aparecen seis hombres con camiseta blanca pegadita y pantalón de mezclilla; bailan el reggaeton más sucio jamás escuchado. Aplauden al ritmo de "meneate mamita". Cuatro de ellos con lentes, tres con gorra y los seis moviendo la cadera como dioses. Adiós cinturones.

Se bajan del escenario, se distribuyen en las mesas y tocan mujeres por primera vez en la noche: La más emocionada, la que más grita o la que porta un orgulloso brazalete naranja fosforescente que indica que está próxima a casarse o que es la más despechada del lugar y merece especial afecto.

Jean Carlo, Eduardo, Tony, Richard, Ángel y Xander después de sentarse en las piernas de varias féminas regresan de nuevo al escenario y al final de la canción se cierra la cortina. El menú acaba de ser presentado, “la mesa está puesta, tú eliges” suena una voz desde el fondo del salón. Grito.

De regreso a la mesa se discute en voz alta cuál es el más guapo, el más bueno, el que mejor baila. Diez de las noventa y tres mujeres mensajean desde su celular; es momento de etiquetarse en esta ubicación en Facebook, que todos sepan que I will survive porque además esa es la canción que suena.

Son hombres con ocho cuadros en el estómago, con músculos de brazos y piernas marcados y nalgas de acero, mirarlos no cuesta nada, tocarlos sí. También beber mientras lo haces. En el Woman´s Club de San Ángel el cover es de 200 pesos pero si nueve de tus amigas y tú deciden consumir una botella de alcohol cuyo costo oscila entre los 1,000 y 1,500 pesos la entrada es gratis. Esto solo te garantiza la mitad de la diversión. Para tener la oportunidad de tener un baile privado se necesitan tres boletos de 150 pesos a cambio una canción completa en un cuarto del tamaño de un baño.

Del estilo de antro en donde las mujeres se pasan la noche gritando alrededor de un hombre que baila semidesnudo, además de este en la ciudad pueden ubicarse tres; por lo menos eso dice Rosy, una rubia de 40 años de edad, sentada en primera fila esperando “al bueno ” acompañada con una botella de brandy, un plato de papitas y tres cocas.

“Vine porque estoy viendo cuál es la mejor opción para hacerle a mi amiga una despedida de soltera y hasta el momento he visitado tres, el Golden Club Vip que está en la colonia Del Valle, el Woman´s Club Vip en la Nápoles y este. Para mí, éste es el mejor lugar, es el más barato” dice mientras toma su copa y se le iluminan los ojos.

El presentador de la noche ha regresado: “Para las vírgenes, las que se logran casar, las que se van a divorciar y las que no han tenido sexo en tres semanas, llega el guapo y atrevido Tony”.

La cortina se abre de nuevo. A media luz se distingue un hombre. Lleva un chaleco, chaparreras y sombrero estilo cowboy. Pantalón de mezclilla y guantes, los mismos que empieza a quitarse al ritmo de la música: Let´s come together right now y Tony desde donde está puede escuchar los suspiros que provoca. Se mueve despacito, sin prisa, levanta los brazos y pretende enlazar a alguien, la atrapa, sigue bailando.

Ahora le toca montar, recorre con la mirada al público femenino extasiado. La mitad de las mujeres de una mesa cercana tienen la boca abierta. Tony ha escogido y se abalanza sobre su presa. Se baja del escenario y se dirige hacia ella. Una mujer de aproximadamente 29 años, cabello castaño largo, complexión delgada con un velo de novia hecho de papel en la cabeza. A pesar de una supuesta resistencia a las manos de Tony, con el aplauso de sus amigas es conducida al escenario.

El stripper la coloca en el piso, se quita el sombrero, se baja un poco el pantalón y le restriega el cierre por todo el cuerpo, el público enardece en gritos. Cuando termina, la mujer baja del escenario con una cara de total asombro y camina tambaleante hacia su mesa. Tony lo ha logrado, ha sido el mejor comienzo. Se quita toda la ropa para quedarse solamente con un paliacate y se despide.

Para desfogar el calor acumulado se invita a las 93 mujeres a pasar a bailar a la pista, "Quítame a ese hombre del corazón" , corean al unísono.

Al cowboy le siguieron los otros cinco hombres: Un marinero vestido de uniforme blanco impecable que terminó la canción en calzón de Armani, un futbolista haciendo chilenas, un guasón que con un rifle de juguete le dispara al público, un motociclista, un charro con la foto de su amada y una rosa en la mano.

En este lugar hay para todos los gustos y cada uno cumple una fantasía femenina: el pícaro sexy, el niño travieso, el patán redimido que se desnuda al ritmo de Luis Miguel. Aquí no importa si bailas y te sabes todas las canciones de reggaeton, tampoco importa si estás dolida o a punto de amarrarte.

En este lugar para pasarla bien se necesita romper el tabú aunque sea por un minuto y darte todos los permisos que quieras porque tocar está permitido. También desear aunque seas conservadora, porque es fantasía de cualquier mujer que por lo menos una vez en la vida un hombre así camine en calzón de Calvin Klein por tu cocina mientras te prepara el desayuno a la mañana siguiente.


Al final de la noche los dioses bajan y bailan al ritmo de todas las mujeres. Dioses hechos a mano, dioses con olor a coco, dioses que mientras te restriegan el cuerpo y te dirigen las manos hacia sus biceps no te miran a la cara y sonríen con mirada perdida mientras buscan entre el público quién tiene más boletos en sus manos, el boleto que abre las puertas del cielo.


Redes sociales.
Dale "Me gusta" al Universal DF en Facebook.
Entérate de lo que sucede en la gran ciudad, síguenos también en Twitter y YouTube.
Envía con imágenes, texto y videos problemáticas de tu colonia dentro del Distrito Federal, así como afectaciones por obras viales u otros temas importantes para tu delegación. Envía tu material a distritofederal@eluniversal.com.mx
Evita pasar por las 5 obras del Metro, Metrobús y Autopista Urbana, encuentra rutas alternas y cambios en vialidades en Google Maps.
 
 
 
 
53356 26/11/2012 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaldf.mx/app@Top http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=6906641&ns_site=m-eluniversal-df&name=home.noticia.Extasis_nocturno_para_mujeres_en_el_DF