Carcajada masiva para sanar el espíritu

En el Bosque de Chapultepec por vez primera se escuchó la respiración humana, las risas, los aplausos, los pies tocando el suelo, con más de mil 400 personas
Más de mil 400 personas practicaron yoga en Chapultepec
(Foto: Archivo / El Universal)
Notas Relacionadas
  • Email
  • () votos
Geovana Royacelli
19 de noviembre 2012

¡Shhhh! Personas meditando. Era la advertencia en la explanada del Monumento a los Niños Héroes en el Bosque de Chapultepec, donde poco a poco llegaban alumnos, todos voluntarios, a tomar la primer clase masiva de Yoga en la ciudad.

En el bosque reinó el silencio, mientras el puente que da hacia la puerta de los Leones se atiborraba de gente de todas las edades: desde recién nacidos hasta aquellos a quienes el tiempo les ha marcado la piel con pequeñas e imborrables líneas.

Los alumnos vestían de colores claros, donde predominaba el blanco; las mujeres usaban el cabello recogido, y todos permanecían atentos sobre su tapete, cobija, suéter o sobre el concreto frío; unos estaban descalzos, otros con calcetines y algunos con más sus zapatos.

Dos maestras de Yoga iniciaron, con lo que definieron, “un Yoga raro”. Un minuto de silencio, pidieron, con los ojos cerrados permanecían los alumnos mientras se escuchaba nada. De pronto un “ja ja ja” altísimo y escandaloso irrumpió el silencio. Los ojos de los alumnos se abrieron de inmediato, las risas acompañaron a las primeras y aquello terminó en carcajada masiva.

Se miraban unos a otros y se carcajeaban de nuevo, así sin razón, así, sin ganas aparentes, así, como la risa debe ser para oxigenar el cuerpo y el espíritu, dijo una de las instructoras. “Todos los días desde que te levantes ríete, aunque no haya motivo, tú ríete”. “Jo, jo, jo, ja, ja, ja”, brincos, muecas y más risas continuaron, finalmente un aplauso para despedir al “yoga raro”.

Con las manos juntas y pronunciando un mantra, el maestro Jai Hari Singh, del movimiento Yoga somos todos, inició la clase y se dio la bienvenida a la disciplina y la luz.

En la clase se practicó Kundalini Yoga, lo que para Xóchitl Hernández ha significado la oportunidad para tener un contacto con ella misma y el camino para desaparecer el dolor y el miedo. Los mantras se entonan y dan vibraciones que conectan la mente, las emociones y el cuerpo y ese es el objetivo: lograr un equilibrio entre éstos.

En el bosque por vez primera se escuchó la respiración humana, las risas, los aplausos, los pies tocando el suelo, con más de mil 400 personas.

Redes sociales.
Dale "Me gusta" al Universal DF en Facebook.
Entérate de lo que sucede en la gran ciudad, síguenos también en Twitter y YouTube.
Envía con imágenes, texto y videos problemáticas de tu colonia dentro del Distrito Federal, así como afectaciones por obras viales u otros temas importantes para tu delegación. Envía tu material a distritofederal@eluniversal.com.mx
Evita pasar por las 5 obras del Metro, Metrobús y Autopista Urbana, encuentra rutas alternas y cambios en vialidades en Google Maps.
 
 
 
 
53076 19/11/2012 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaldf.mx/app@Top http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=6906641&ns_site=m-eluniversal-df&name=home.noticia.Carcajada_masiva_para_sanar_el_espiritu