Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

De cantina en cantina por el Centro Histórico

Inicia nueva temporada de recorridos nocturnos en tranvía Del Pulque al Vino Tinto sin Olvidar la Taberna
Ver video
Todos los jueves la Secretaría de Cultura local ofrece recorridos por las cantinas del Centro Histórico
Foto:BereniceBalboa/ELUNIVERSAL
Notas Relacionadas
13 de enero 2011 09:00
Berenice Balboa
13 de enero 2011
09:00

Las cantinas y salones del Centro Histórico más que refugio de emociones o lugares de fuga, son parte del patrimonio colectivo no sólo del Distrito Federal sino del país.

Del pulque al vino tinto sin olvidar la taberna es el nombre de la nueva temporada del recorrido nocturno en tranvía por sitios emblemáticos, que realiza la Coordinación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la secretaría de Cultura capitalina.

Por las calles del primer cuadro de la ciudad, capitalinos y turistas tanto nacionales como extranjeros pueden conocer los usos y costumbres del alcohol en México, a través de la historia.

“Que esto que el otro, salud”

Con esta frase, el guía Francisco Ibarlucea después de haber ofrecido a los asistentes una copa de vino tinto, da inicio en punto de las 20:00 horas todos los jueves el recorrido.

En marcha, sobre una réplica de tranvía del siglo XIX, se narra la historia tanto de conventos, iglesias y edificios emblemáticos como de tequilas, pulques y escupideras.

Durante el recorrido de dos horas, los asistentes bajan a convivir con otros parroquianos en cantinas como Tío Pepe, fundada en 1974, para conocer de cerca la vida nocturna que albergan estos sitios entre su mobiliario.

Unos cuantos pesos para el gozo

El tour por cantinas tiene un costo de 106 pesos por persona, pero se recomienda traer consigo unos pesos más, para calmar antojos como es beber cerveza de barril en La Faena; el salón más grande de la ciudad con 50 años de tradición.

Otros sitios como la taberna de finales del siglo XVI, La Bota, son espacios dedicados a la exposición de todo tipo de manifestaciones culturales que amenizan la velada.

Entre mitos y leyendas de la vida nocturna, el operador de tranvía Juan Rivas traslada a los parroquianos de cantina en cantina. Unas tan antiguas como El Gallo de Oro o de las que sólo se muestran por los relatos del guía, como el caso de la extinta El Nivel.

Para realizar el recorrido es necesario hacer reservación y prepararse para no conducir, si es que pretende tomar más de una copa. Hoy en día quien en revisión del alcoholímetro supera los 0.4 mg/lt de alcohol permitidos en sangre es remitido al Torito y no azotado, como lo hacían los mexicas en la antigua Tenochtitlan.

A un costado de Bellas Artes, en la calle Ángel Peralta sale el tranvía con capacidad para 20, 29 y 40 personas, por ello la importancia de reservar al teléfono 54-91-16-15 o vía correo electrónico.

 

 

nse

Comenta esta nota
 
 
Middle3
Middle2