Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Iván Castillo, descubre la ciencia y la enseña en la UNAM

Es uno de los doctores e investigadores más jóvenes de la facultad de Química, asegura que ser catedrático es la mejor forma de ayudar al país
Asegura que la docencia es lo mejor que le ha pasado
(Foto:Daniela Palacios/EL UNIVERSAL)
06 de diciembre 2010
Notas Relacionadas
Daniela Palacios/Clínica de periodismo
06 de diciembre 2010

Entre tubos de ensayo, extrañas sustancias y miles de anotaciones en el pizarrón de su laboratorio se encuentra Iván Castillo Pérez.

Investigador y catedrático en Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Castillo Pérez es uno de los doctores más jóvenes de la máxima casa de estudios y de los investigadores, a pesar de realizar estudios en el extranjero decidió regresar a su país para formar investigadores.

¿Cómo decidiste ser investigador?

Por las ganas de conocer, de entender todo lo que nos rodea desde un punto de vista científico. Me apasiona la búsqueda de conocimiento a través de la ciencia, me divierto haciéndolo.

¿Y por qué también académico?

Porque es la mejor manera de redituar lo que la universidad y el país me dieron. Para mí lo más importante es ayudar a formar gente y como académico lo más redituables es ayudarle de esta manera al país, pues es lo que más necesita.

¿Qué opinas de la llamada “fuga de cerebros”?

Ocurre porque no hay suficientes oportunidades. Muchos dicen que lo que se debe hacer es formar a más doctores, investigadores; cierto, pero la realidad es que una vez que los formas no hay dónde ponerlos, cómo acomodar a gente con un nivel de capacitación muy alto. Ese es el principal problema, no hay adónde regresar.

¿Qué piensas de la juventud en México?

Es natural que alguien que no tiene acceso a una educación y por lo mismo a un trabajo bien remunerado busque una forma de ganarse la vida, y si la única puerta que encuentran abierta es el narcotráfico, no se resolverá el problema.

Sin educación no se resolverá el problema de inseguridad.

Iván Castillo no duda cuando cuenta que la investigación y la docencia es lo mejor que le ha pasado en su vida mientras dos de sus alumnos se pierden en fórmulas matemáticas y experimentos.

Comenta esta nota